Los participantes del Seminario Internacional de Jóvenes Investigadores conocen uno de los proyectos más veteranos del CCHS, el ‘Diccionario Griego-Español’

Helena y Juan Rodríguez Somolinos muestran los fondos bibliográficos y explican el trabajo que realizan en el Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo
visita_diccionario_griego_siji_jae_intro_miniatura_0.jpg

La sala de Griego del Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS-CSIC) alberga el corpus necesario para la creación del ‘Diccionario Griego- Español’, que elaboran investigadores del Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo (ILC, CCHS-CSIC). En el marco del seminario internacional de Jóvenes Investigadores (SIJI-JAE INTRO), sus participantes realizaron una visita a esta sala para así conocer el área de trabajo y los fondos bibliográficos de este proyecto veterano del CCHS.

Durante esta visita guiada, se contó con jóvenes investigadores del Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo, del Instituto de Lengua Literatura y Antropología (ILLA, CCHS-CSIC) y  del Instituto de Filosofía (IFS, CCHS-CSIC), que acudieron acompañados con uno de sus tutores, Juan José Villarías Robles (ILLA, CCHS-CSIC). De tal manera, pudieron adentrarse en la alta densidad de información que se maneja en el ‘Diccionario Griego-Español’ y pudieron apreciar el laborioso trabajo que cada uno de los volúmenes requiere, en cuanto a forma y a contenido.

Helena Rodríguez Somolinos (ILC, CCHS-CSIC) y Juan Rodríguez Somolinos (ILC, CCHS-CSIC) durante la visita guiada a la sala de Griego hablaron de por qué este espacio está separado del resto de la biblioteca del CCHS, la Tomás Navarro Tomás.

En el momento en el que se fundieron todas las bibliotecas de los institutos del CCHS esta sala se quedó separada por el tipo de trabajo que hacemos. Aquí se mueve una gran cantidad de documentos. Nuestro trabajo consiste hacer muchas consultas rápidas con muchos libros. Si se hubieran integrado en la Biblioteca Tomás Navarro Tomás se habrían dispersado mucho y habría sido imposible estar cerca de este volumen de libros”.
Juan Rodríguez Somolinos, investigador del ILC (CCHS-CSIC)

Así, los tipos de fondos que se encuentran en la sala de Griego se clasifican, fundamentalmente, en textos literarios, monografías de lingüística y diccionarios especializados, entre otros. El ‘Diccionario Griego-Español’ se trata de un diccionario de autoridades, es decir, todas las traducciones y acepciones están documentadas con citas de autores literarios y textos documentales (inscripciones y papiros) que abarcan, en este caso concreto, desde la época micénica y Homero hasta el siglo VI d.C.

Asimismo, los investigadores del ILC subrayaron la importancia, desde los años 80, de la presencia de los recursos electrónicos. Comentaron que además de con una gran cantidad de libros, también trabajan con recursos electrónicos y con recursos que hay en la red (de pago o de acceso libre) o con otros que han elaborado ellos mismos. “Hemos almacenado una gran cantidad de documentos PDF de todo tipo. Unos son textos que manejamos, otros son estudios sobre las palabras, que se publican en revistas científicas o en libros”, señaló Juan Rodríguez Somolinos.

Helena Rodríguez Somolinos hizo hincapié en que es un trabajo “en el que se aprende muchísimo todos los días. Es en cierto modo igual, pero siempre es diferente. Es un diccionario general. Aprendes de todo y tienes que saber de todo. Es una escuela para todos los becarios que pasan por aquí”. A lo largo de la visita guiada, los jóvenes asistentes pudieron conocer algunos de los criterios que emplean para manejar toda la documentación con el fin de elaborar sus artículos. Por último, se ofrecieron consideraciones sobre el griego antiguo y sobre la dificultad del trabajo que se desarrolla en la sala de Griego.

Helena Rodríguez Somolinos puntualizó que realizan visitas adaptadas a los diferentes grupos que acuden:

Depende del tipo de público… Si es un público joven ajeno a la investigación, por ejemplo, le enseñamos un poco la sala y le hablamos del proyecto.  A la gente le impresiona, en general, las dimensiones de este proyecto, porque es un diccionario a una escala muy grande que tiene en cuenta unos materiales inmensos y por su propia naturaleza va muy despacio, por lo que a la gente eso le llama mucho la atención.  Les enseñamos los textos que utilizamos, porque la gente que no está muy familiarizada, no sabe lo que se conserva de literatura griega y es una cantidad inmensa lo que se conserva”.

La investigadora del ILC continuó especificando las características del proyecto: “Tenemos miles y miles de textos y muchos nuevos que siguen apareciendo casi a diario en inscripciones y en papiros que se encuentran con textos griegos. Trabajamos con mucha información y la gente se da cuenta de la envergadura que tiene nuestro proyecto. A la gente le encanta venir”.

El ‘Diccionario Griego-Español’ es un proyecto que se lleva elaborando desde mediados de los años 70. En la actualidad se encuentra aproximadamente en el 40 por ciento de su recorrido y el séptimo fue el último de los volúmenes que se ha publicado. Próximamente, estará disponible el octavo. El ‘Diccionario Griego-Español’ cuenta también con una versión en línea disponible “mucho más cómoda y más clara porque puedes buscar más rápido una palabra con el navegador. En esta versión no hay problemas de espacio y está integrada en webs importantes de diccionarios y de filología clásica”, matizó Helena Rodríguez Somolinos.