La divulgación de la escritura egipcia reúne a más de 300 personas en la Noche de los investigadores e investigadoras 2018

taller_escuela_escribas.jpg

Un año más el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC ha sido invitado a participar en la Noche de los Investigadores, un proyecto de divulgación científica, que se celebra simultáneamente en 340 ciudades europeas desde 2005. En esta ocasión los investigadores del Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo (ILC, CCHS-CSIC) y miembros del Proyecto Djehuty han puesto en marcha una escuela de escribas para dar a conocer la escritura del antiguo Egipto.

El objetivo de la Noche de los Investigadores es acercar la figura del investigador a los ciudadanos para que conozcan la repercusión de su trabajo en la vida cotidiana. Las actividades propuestas son gratuitas y con carácter lúdico, y sus protagonistas son tanto los ciudadanos como los investigadores.

"Ha sido mucho trabajo, incluso más del esperado, pero al final compensa", explica el investigador José Manuel Galán que añade: "La actividad que hemos llevado a cabo ha durado seis horas, además de otras muchas más de preparación, pero se han pasado rápido, y si te esfuerzas, sale todo bien. También será interesante sacarle un poco más de partido y reaprovechar los materiales utilizados, por ejemplo exponiéndolos en el CCHS, o elaborando algún audiovisual."  Por su parte, Lucía Díaz-Iglesias, que también forma parte del equipo de Galán, destaca que "ha sido mucha carga de trabajo, sobre todo porque es la primera vez que lo preparamos. Pero no estaría mal repetir la actividad. El público nos expresó que le había gustado mucho y que habían descubierto muchas cosas y que incluso se les había quedado corto. El emplazamiento en el Templo de Deboh ha estado muy bien, aunque exigió montar una carpa, preparar iluminación...".

escuela_de_escribas.jpgExposición y talleres

La actividad programada ha combinado una visita guiada por una pequeña exposición fotográfica que mostraba los diferentes tipos de escritura utilizados en el antiguo Egipto, y dos talleres prácticos de escritura jeroglífica y utensilios usados por los escribas egipcios. El objetivo ha sido acercar al público general los fundamentos teóricos y prácticos de la escritura egipcia, desterrando algunos mitos, y mostrar la relevancia de la escritura y de los escribas en el desarrollo de la cultura egipcia. La exposición, que se pudo disfrutar en la entrada del Templo de Deboh en Madrid, constaba de fotografías de distintos objetos y superficies decoradas con textos, procedentes de los hallazgos del Proyecto Djehuty que excava en un yacimiento arqueológico en Luxor (Egipto), y que dirige Galán. Los investigadores participantes señalan en su propuesta de divulgación que "La escritura sigue desempeñando, 5.000 años después, el mismo papel fundamental en el desarrollo tanto personal como de nuestra sociedad y, por increíble que parezca, se mantienen presentes en nuestra escritura muchas de las características del sistema de escritura del Egipto faraónico."

El taller ha constado así de tres actividades complementarias en las que han participado tres grupos de 20 personas cada uno, dirigidos por uno o dos investigadores, entre las 18:00 y las 23:30 del 28 de septiembre.

Los ciudadanos han podido conocer los principales utensilios y materiales usados por los escribas: cañas, papiros, pigmentos, morteros, lucernas, etc. A través de reproducciones de estas herramientas, los investigadores han mostrado los procesos de producción de tintas, hojas de papiro y cálamos, así como los sistemas de iluminación empleados en la antigüedad en Egipto. Los investigadores han explicado cuáles eran los tipos y usos principales de los signos jeroglíficos y  cómo funcionaba el sistema de escritura del Egipto antiguo. Los asistentes han podido aprender a usar el cálamo, las tintas y el papiro para escribir a la manera de los escribas antiguos algunas palabras sencillas, como sus nombres.

dsc_1103.jpgSin improvisación

En cuanto a cómo se prepararon los talleres los investigadores, Lucía Díaz-Iglesias destaca que "a la hora de impartir los talleres y guiar por la exposición el planteamiento que nos hicimos era ser claros y básicos ya que habría muchos niños pequeños, y había que hacerlo dinámico y entretenido. El tiempo estaba muy calculado y no había espacio para la improvisación. Un miembro del equipo había realizado ya varios talleres de experimentación sobre Prehistoria en institutos, y tiene mucho manejo y cómo articular el discurso. Algunos otros nos habíamos dado nunca un taller para todos los públicos."  Según José Manuel Galán: "Nos hemos dado cuenta, por las preguntas que nos hacían, de que los talleres estaban bien escogidos y coordinados pues iban respondiendo a los interrogantes del público a medida que iban descubriendo más cosas."  Andrés Diego Espinel, otro de los investigadores participantes, señala que "a mí lo que me chocó es que algunas personas preguntaran si de verdad se podían leer los jeroglíficos."

Un trabajo en equipo

Todo el equipo está de acuerdo en que la esencia de esta actividad es que los científicos salgan a la calle para que los ciudadanos contacten directamente con ellos, según ellos, "se ha cumplido. Aunque nos hubiera gustado mucho que hubiera podido participar más gente que se quedó fuera porque no había más plazas (se terminaron en tres días). A una de las sesiones vino la restauradora de la tumba de Djehuty y todos empezaron a aplaudir, aunque el taller iba más allá de este proyecto."

dsc_1094.jpgRespecto a cómo mejorar el alcance y desarrollo de la Noche de los investigadores, Galán y su equipo señalan que "Echamos en falta algunos recursos económicos mayores, porque la Noche de los Investigadores exige mucho y es dificil con los recursos limitados que ofrece hacer las cosas bien, ha habido que hacer malabarismos. Gran parte es iniciativa y entusiasmo personal. Hemos tenido la suerte de contar con la buena predisposición de mucha gente para aportar ideas, materiales y organización. Agradecemos además la visita de nuestras directora y vicedirectora del ILC".

La actividad Escuela de escribas: taller de escritura del antiguo Egipto ha contado con la colaboración del Museo de los Orígenes - Templo de Debod (Ayuntamiento de Madrid), para el emplazamiento, de la Fundación Factum Arte, que ha aportado la reproducción de una estela de Djehuty, y de la Unidad de divulgación del CCHS como coordinadora.

La Noche de los Investigadores en la Comunidad de Madrid está promovida por la Consejería de Educación e Investigación y coordinado por la Fundación madri+d. Este proyecto está financiado por la Unión Europea dentro del Programa Horizonte 2020 de investigación e innovación de la UE bajo el acuerdo de subvención número 818.528.