El ILC ahonda en la lexicografía griega, la edición de libros antiguos, la historia antigua y la arqueología, en un programa educativo para alumnos de 4º de la ESO

Este instituto del CSIC ha mostrado algunas de las tareas científicas que se desarrollan en varios de sus departamentos, con el objetivo de que los jóvenes cuenten con una mayor consciencia sobre su futuro laboral

El Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo recibió la visita de 6 alumnos pertenecientes al Programa de formación 4ºESO+Empresa, de la Comunidad de Madrid. Se trata de cursar estancias cuyo objetivo es acercar a jóvenes estudiantes al mundo laboral. Durante varias jornadas, movidos por la curiosidad, los alumnos que pasaron por este instituto de investigación del CSIC conocieron algunos de los trabajos que realizan los investigadores, entre los que destacan la lexicografía griega, la edición de libros antiguos, la historia antigua y la arqueología. De forma participativa, con algunos de los integrantes de los Departamentos de Estudios Griegos y Latinos y de Estudios del Próximo Oriente Antiguo, los jóvenes alumnos se zambulleron en disciplinas por las que ya tienen interés.

El ILC participa por quinta edición consecutiva en este programa vinculado con la Educación Secundaria Obligatoria, que ofrece estancias individualizadas o en pequeños grupos. En esta ocasión, colaboró junto con el Instituto de Historia para ofrecer una visión más completa. Con este tipo de actividades alrededor de diferentes líneas de trabajo, los investigadores ponen en valor sus proyectos, que son fundamentales para la enseñanza y para la difusión de la cultura. 

departamento_de_estudios_griegos_y_latinos_-_4eso_empresa.jpg

Como parte integrante de la Biblioteca Tomás Navarro Tomás, la sala del ‘Diccionario de Griego-Español’ fue una de las paradas para los alumnos. En esta visita, fue la primera vez que algunos de ellos tuvieron un contacto directo con la escritura griega. Así, parte del equipo de investigadores mostró el proceso de elaboración del diccionario y dieron a conocer el exhaustivo trabajo que realizan. El ‘Diccionario Griego-Español’ es un proyecto que se lleva desarrollando desde mediados de los años 70 en el CSIC. Se trata de un diccionario de autoridades, es decir, todas las traducciones y acepciones están documentadas con citas de autores literarios y textos documentales (inscripciones y papiros) que abarcan, en este caso concreto, desde la época micénica y Homero hasta el siglo VI d.C.

Los filólogos José Manuel CañasMatilde Conde Salazar y Pablo Toribio, pertenecientes también al Departamento de Estudios Griegos y Latinos, se centraron en la importancia de la transmisión del libro y en el serio trabajo científico que implica. De esta forma, dieron a conocer cómo eran los libros antiguos y comentaron su labor de edición de textos. También explicaron la importancia de la epigrafía en la ciudad de Madrid, subrayando el valor de las inscripciones que normalmente pasan desapercibidas. Como novedad, en esta edición, se incluyó una reunión con los doctorandos del departamento, con el fin conversar y debatir alrededor de su formación y experiencias.

departamento_de_estudios_de_proximo_oriente_antiguo_-_4eso_empresa.jpg

Lucía Díaz-Iglesias y David García, junto con José Manuel Galán como tutor, diseñaron un recorrido por el Departamento de Estudios de Próximo Oriente Antiguo, en combinación con las investigadoras Inés Sastre, Leonor Peña y Marta Moreno, del Departamento de Arqueología y Procesos Sociales, perteneciente al Instituto de Historia. En un completo itinerario, se mostró la visión de varios equipos de trabajo y de cómo tratan distintos materiales y técnicas. A lo largo de este breve periodo formativo, se realizó una introducción a la Biblioteca Tomás Navarro Tomás en la que se destacó la importancia de las fuentes y recursos con los que trabajan. Además, los investigadores enseñaron cómo se realiza una excavación en Egipto. De tal manera, compartieron algunos de sus cuadernos de campo y cómo se procesan los datos con distintos programas informáticos. Asimismo, apoyados en la Unidad de Sistemas de Información Geográfica, se realizó una aproximación a la arqueología del paisaje. Los laboratorios también fueron un lugar en el que aprender sobre historia antigua. Allí, conocieron el funcionamiento de microscopios de barrido electrónico, una sección de cerámica ibérica y, entre otras actividades, profundizaron en algunas labores que se realizan en los laboratorios de arqueofauna y arqueobotánica.

Las opiniones de los investigadores

Los alumnos han participado mucho. Después de las charlas, les preguntamos si lo han entendido. Y sí, lo habían entendido y han preguntado las dudas. Ha sido muy positivo, este año han sido muy participativos todos. Ha sido una muy buena experiencia”.
Matilde Conde Salazar, investigadora del ILC

Lo que hacemos es introducirlos en los trabajos que hacemos aquí y enseñárselos. Les mostramos qué hacemos porque desde fuera puede parecer que estamos aislados. Esperamos que en los años siguientes estas actividades se mantengan. Hemos sido pioneros en esto. Nosotros disfrutamos mucho”.
José Manuel Cañas, investigador del ILC

Creo que este programa está bien porque es intenso, son tres días, durante doce horas están recibiendo información constante. Con esto, se puede hacer una idea para lo que quiera hacer en el futuro”.
Lucía Díaz-Iglesias, investigadora del ILC

 A estas prácticas sí se le sacan rendimiento. No sé si son tan conscientes como nosotros del privilegio que puede suponer esto. Así, ven de primera mano qué es la profesión y eso ayuda mucho. Hay que ser honesto, la arqueología está muy estereotipada. Cuando éramos pequeños sabíamos lo que veíamos en la televisión y todo eso, pero realmente no conocíamos la realidad. Ahora hay muchos más programas de acceso a la universidad”.
David García, investigador del ILC

Triana Rubio (CCHS-CSIC)