La colección "Nueva Roma" dirigida por Pedro Bádenas de la Peña (ILC-CCHS) publica dos nuevos volúmenes

 

  Vol. 36. La teoría platónica de las Ideas en Bizancio (siglos IX-XI)

Los lineamientos históricos, así como los desarrollos y las relaciones conceptuales de las principales escuelas filosóficas de la Antigüedad, se proyectan originariamente en las épocas tardoantigua y medieval siguiendo el hilo de continuidad que ofrece la lengua griega. En consecuencia, no ha de extrañarnos que sea a los eruditos bizantinos y, en particular, a Focio (810-895), a quien corresponda el mérito histórico de haber actualizado y solucionado, con originalidad y verdadera madurez filosófica, el denominado «problema de los universales» que, en el siglo III, postulara Porfirio, adelantándose así en tres siglos a las investigaciones de la controversia medieval latina sobre dicho problema -que, propiamente, toma cuerpo con Pedro Abelardo (1079-1142)-. Lo mismo ocurre con los escolios y comentarios que, a continuación, escribió Aretas de Cesarea (850-944) criticando el «ejemplarismo» fundamentado teológicamente sobre la teoría platónica de las Ideas por Filón de Alejandría y canonizado filosóficamente por Alcínoo, el medioplatónico. Aún un siglo antes de la querella latina occidental entre reales y nominales, Miguel Pselo (1019-1078), celebérrimo entre los filósofos bizantinos, discurre por extenso sobre las Ideas platónicas en las explicaciones magisteriales que, como «cónsul de los filósofos», impartió en Constantinopla. Las investigaciones de todos estos autores dan cima con el logro filosófico del calabrés Juan Ítalo (1025-1082), que, sistemáticamente, reivindica el «conceptualismo realista» de los estoicos, tanto en contra del «nominalismo» de Antístenes como del «realismo» de Platón. Fue ésta, precisamente, la posición que sirvió al conjunto de los filósofos bizantinos ¿también teólogos? para marcar una considerable distancia crítica respecto al «ejemplarismo», aceptado cuiusque genere por la primera Patrística y por teólogos dialécticos de la talla de Máximo el Confesor (580-662) y Juan Damasceno (675-749). Tiene, pues, el lector, en sus manos, un trabajo que ¿pionero, en las letras hispánicas ¿consolida disciplinarmente el objeto formal de la filosofía bizantina al vincular la cultura de la Antigüedad clásica a la del Renacimiento florentino a través de una tan novedosísima visión de la «Edad Media» que, por ella misma, mejor habría de ser reconocida como «Edad Axial»
Autor: Alberto del Campo Echevarría
 

La escasa información bíblica sobre la egipcia Asenet provocó la proliferación de relatos que justificaran su matrimonio con un personaje de tanta relevancia como es José, hijo de Jacob. Uno de estos relatos, redactado en griego, se creó en el ambiente judío alejandrino de principios de nuestra era. Este texto, conocido hoy como Historia de José y Asenet, tuvo una enorme repercusión y fue asumido posteriormente por las comunidades cristiana e islámica, como prueban las numerosas traducciones a otras lenguas. Se presenta aquí la edición crítica, traducción castellana y estudio introductorio de la primera versión latina, efectuada en Inglaterra antes del siglo XIII, versión latina de especial relevancia por ser la que conoció y difundió Vincent de Beauvais.

Autor: Antoni Biosca i Bas

Más información: Editorial CSIC